El blog de FEC

Educación mediática y cultura visual

En un mundo 4G y “smartphonizado” resulta muy difícil privar a los niños del uso de un móvil que, en su mayoría y casi inevitablemente, tienen acceso a Internet. No obstante, tal y como hemos comentado varias veces, no conviene demonizar a los móviles, a internet, a la mensajería instantánea o a las redes sociales. Todas estas herramientas se han convertido en parte de nuestra vida diaria y, como casi todo en esta vida, sus perjuicios sólo suelen ser provocados por el mal uso de las mismas. Con respecto a niños y adolescentes, lo importante es ejercer un control sobre el consumo que estos realizan y controlar que, efectivamente, las prácticas que ejercen con ellas son adecuadas y responsables. A continuación se ofrecen una serie de consejos para garantizar la seguridad de los menores de edad a nuestro cargo y portadores de este tipo de terminales. Se trata de una serie de medidas que requieren un acuerdo previo con los chicos en el cuál ellos deben aceptar el hecho de que su actividad con el móvil será supervisada. Se recomienda realizar estas comprobaciones en presencia de los propios usuarios:

  1. Proveer a su teléfono móvil de una app o de algún sistema que permita conocer su ubicación. De esta manera es posible saber en cualquier momento dónde se encuentra nuestro hijo y también para tener pistas en el caso de pérdida o robo. Recientemente se ha hablado de la app Life360, que permite rastrear la ubicación de tu círculo familiar y está disponible tanto en I0s como en Android.
  2. Asegurarse de que los contactos y conversaciones de Whatsapp que mantienen son con personas conocidas y/o de su círculo de amigos. Al igual que en la calle no mantienen conversaciones con extraños, deben evitar hacerlo con “conocidos” que se pongan en contacto con ellos a través de Whatsapp. Evita sobre todo que chatee con frecuencia con personas ostensiblemente mayores que ellos a las que no conoces o no te transmiten confianza.
  3. Eliminar las conversaciones o grupos en los que se comparten imágenes o contenidos que consideres inadecuados. Los grupos masivos también son un medio por el cual desconocidos pueden acceder al teléfono y a la cuenta de Whatsapp de los menores y a través de los cuales los menores están expuestos contenidos no aptos para su
  4. Comprobar como actúan los chicos en las redes sociales y Whatsapp. Las fotografías en clase, las mentiras, las amenazas y los comentarios hirientes son prácticas habituales en estos lugares que se han de censurar y sustituir por actuaciones responsables. Deben ser conscientes de que una vez que han publicado algo en su página, queda fuera de su control, se puede sacar de contexto y utilizarse contra él mismo y/o contra otras personas. Esto incluye los comentarios y las fotos incumpliendo normas o consumiendo drogas y alcohol.
  5. Inculcarles que no deben tomar ni mandar a nadie fotos íntimas y/o comprometedoras. Esta práctica se ha convertido más que habitual entre los más jóvenes y son motivo de chantajes y otros tipo de delitos en la red. Se ha de denunciar a la policía inmediatamente si se tiene constancia de que alguien amenaza o presiona a un menor para que se tome fotos comprometedoras o para que las envíe.
  6. Alertarles del peligro de tomar selfies en sitios/momentos arriesgados. Recientemente, varias personas han muerto o han arriesgado su vida por hacerse un selfie en un momento o en un lugar no apropiado para ello. Es necesario evitar las carreteras, puentes, precipicios, los momentos en los que se está practicando un deporte… para hacer este tipo de instantáneas
  7. Revisar los juegos y apps que utilizan y deshabilitar en el móvil las compras de juegos y apps de pago. De esta manera controlamos las descargas que realizan y limitamos aquellas que no nos parezcan adecuadas o si su número nos resulta excesivo. También debemos comprbar la fiabilidad de las aplicaciones instaladas . Los juegos descargados desde servidores poco fiables puede dar entrada al móvil de tu hijo a los cyberdelincuentes. A través de ellas estos sujetos pueden tener acceso a sus datos e información personal, controlar su ubicación o suscribirlos automáticamente a un servicio de SMS Premium.  Se recomienda el uso de un antivirus que nos ponga sobreaviso ante este tipo de amenazas.

ninos-adictos-tecnologia-smartphones-telefono-mensajes-texto-adolescentes

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *